7 de junio de 2011

Palabras

 

El economista relee el informe; la segunda oración le hace ruido. Reflexiona. Tacha donde dice “subdesarrollados” y cambia por “emergentes”. Se reclina satisfecho en su sillón. Él lo sabe: técnicamente, es un poeta.


1 comentario:

Palimp dijo...

Buenísimo. Pa' mi repertorio.