7 de marzo de 2019

Talleres 2019

Ya se encuentran abiertas las inscripciones a los talleres de Escritura y Lectura Creativa que estaré impartiendo en el transcurso del año en el marco del Programa Cultural en Barrios, del Gobierno de la Ciudad de Buenos Aires.








27 de abril de 2018

Seminario de microrrelato

El humor y lo fantástico en los cuentos brevísimos

Los jueves 17 y 24 de mayo daré un seminario sobre el humor y el género fantástico en el microrrelato. El seminario tendrá lugar en el Centro Cultural Alfonsina Storni (Tucumán 3233, de la Ciudad de Buenos Aires), de 18 a 21 hs., y será gratuito. Las inscripciones son en el mismo centro.

30 de marzo de 2018

Cuatro cuentos


Los cuatro relatos que presento en esta edición digital han aparecido, de alguna forma más o menos precisa, en ocasiones anteriores. Dos de ellos —«La nieve de enero» y «El pasado»— fueron publicados en el suplemento cultural Ñ del diario Clarín, en los años 2011 y 2013 respectivamente, mientras que el cuento «El viejo» ha formado parte de la antología Novísima Narración. Narrativa amerispánica actual, publicada por la Institución Fernando el Católico y la Diputación de Zaragoza en el año 2012. El último de los cuentos aquí reunido «El pozo»ha tenido cierta visibilidad, aunque diferente: es la consecuencia de un guion que escribí hace ya años, algo así como una adaptación pero en el sentido inverso del tradicional, es decir un guion adaptado a la literatura. Cuando, con posterioridad a esta adaptación literaria, el guion finalmente encontró director, lo reelaboramos parcialmente: el cortometraje resultante fue seleccionado para participar en competencia oficial en los festivales internacionales de Mar del Plata, Guadalajara y La Habana en el transcurso de los años 2016 y 2017. 
Aquí dejo los vínculos para quien los quiera descargar.

7 de noviembre de 2017

El pozo

A Hernán Garbarino lo conocí en uno de los talleres que yo coordinaba en la Biblioteca Popular Benito Nazar, allá por el 2015. Con una sólida trayectoria como montajista, por entonces buscaba algún proyecto para comenzar un recorrido en la dirección. A raíz de eso le pasé un guion que había escrito varios años antes, y que seguía medio huérfano. Hernán se interesó de inmediato, y como es natural en estos casos, le dimos alguna pequeña vuelta a la historia para que él la sintiera propia. De ese trabajo surgió el guion final, que Garbarino dirigió y produjo. Lo curioso del proceso, por mi parte, es que un par de años antes de que el guion encontrara director, se me había ocurrido también hacerlo cuento. Claro que no se trató de una transcripción, sino una adaptación en todas las de la ley. Un camino raro, porque por lo general los textos literarios se adaptan al idioma cinematográfico, y pocas veces ocurre lo contrario. Si bien con Hernán nunca trabajamos a partir de la versión literaria, tal vez por comodidad, en los créditos figura el guion como la adaptación de un cuento, aunque lo justo sería decir lo contrario. Por supuesto, nada de eso importa demasiado. Importa, sí, el sólido recorrido del cortometraje: entró en competencia oficial en los festivales de Mar del Plata, La Habana y Guadalajara. Eso, y la experiencia inhabitual de despegar con un guion y aterrizar en un cuento. Hoy comparto, acá, el cortometraje y, como yapa, también su hermano literario, para los que quieran curiosear. 



31 de agosto de 2017

Taller intensivo de microrrelato

Los miércoles 20 y 27 de septiembre, estaré dando un taller de Microrrelato y Narrativa Breve en el Centro Alfonsina Storni, de Balvanera (Tucumán 3233). Consultas a lapalabramecanica@gmail.com

7 de marzo de 2017

Taller anual de microrrelato

Durante los viernes de 2017, estaré dando un taller de microrrelato y relato brevísimo en el Centro Cultural Sebastián Piana (Puan 360, Caballito). El taller es parte del Programa Cultural en Barrios, del Gobierno de la Ciudad, y es gratuito. Las inscripciones se hacen en el mismo centro, con fotocopia de DNI, a partir del 13 de marzo, de 18 a 21hs.

3 de noviembre de 2015

La última joda de Rinaldi

o trilogía completa



Cuando un país se desintegra muchos corren espantados y apenas un puñado defiende sus ideas. Pero si la caída te agarra lejos de cualquier lado, la posibilidad de la huida se desvanece y la radicalización se potencia. El problema es para los pocos inocentes que no abrazan certezas: imaginate con el único refugio de un tren inútil, arrinconado entre una delegación de curas dogmatizados y una avanzada de neopostroskos optimistas. Efectivamente: ahí te quiero ver. Y por más raro que parezca, algo así pasó hace no tanto, en nuestro querido norte. La batida entre los auspiciantes de un regreso al oscurantismo medieval y los adalides de la construcción del hombre nuevo fue eclipsada por un país que parecía desgajarse. Pero merecía que alguien la rescatase, y por eso la cuento en La última joda de Rinaldi.

29 de septiembre de 2015

Un milagro al revés

o la burbuja psiquiátrica
o la moda de volverse loco


De burbujas vive el capitalismo y sin ellas el mundo sería tan plano y aburrido, tan sin crisis ni repentinos desgraciados, que la industria periodística debería tirar, todavía más, de luchas entre pánfilos mediáticos. Entonces, tal vez, las burbujas están ahí para que existan las noticias. Aunque también es verdad que los especuladores las veneran casi como al sushi y los banqueros las alientan tanto como a la desigualdad.
Pero burbujas hay de todos los colores: desde las inmobiliarias hasta las tecnológicas; desde las cambiarias a las petroleras. Alguna vez, incluso, en algún pueblo perdido de la Provincia de Buenos Aires, hubo una hecha de gente que se volvía loca para ganarle tiempo al tiempo. Esto pasó en el 2001, en un pueblito que se llama o llamó Florindo Saucedo. De eso va mi novela breve, Un milagro al revés, que escribí hace como ocho años y conforma la segunda entrega de la Trilogía de los milagros. Abducción Editorial la acaba de editar en Chile y confiamos en que más o menos pronto cruzará la cordillera. Aunque usted, si es ansioso o está todavía más lejos, la puede pispear en internet.
Ojo, lector: si usted encuentra algún vínculo entre esta historia y aquella costumbre de traer dólares del futuro para engordar una paz cambiaria, es pura coincidencia. Esta novela va de locos, nomás. De locos que se reproducen. O de la moda de volverse loco.




18 de mayo de 2015

La invención de Dios

Hace ya casi diez años, escribí una novela brevísima llamada La última joda de Rinaldi, cuyo espíritu sobrevolaba esa triple frontera en la que el realismo, el absurdo y lo fantástico se miran con más complicidad que sospecha. Me cautivó el género y, con pausas mediadas por otras historias y otros registros, fui volviendo a esos pagos cada dos o tres años. El resultado fue algo así como una trilogía, que se completó con Un milagro al revés y La invención de Dios. Las tres compartían el espíritu exagerado y —espero— humorístico. La tripleta durmió, durante años, en algún estante, hasta que Juan Carlos Cortés fundó la editorial Abducción y me chifló en busca de material. Él había leído Burocracia y, tras contarme sobre su proyecto, me preguntó si tenía alguna novela de ciencia ficción. Claro que tenía alguna —espero escribir pronto un post dedicado a Cuarentena—, pero también tenía este pack que, si bien está alejadísimo de la ciencia ficción, intuí que le podría interesar. El material voló a Santiago de Chile y la respuesta no se demoró demasiado.


15 de mayo de 2014

Talleres de narrativa breve y microrrelato


Están abiertas las inscripciones para los talleres de narrativa breve y microrrelato que estoy dando en el barrio de Villa Crespo. Para más información pueden escribir a lapalabramecanica@gmail.com.

20 de abril de 2014

Las historias más breves del mundo

Casi todos han escuchado, alguna vez, el término «microrrelato». Y casi todos han leído alguno. Sin embargo pocos podrían precisar de qué se trata el género. Pero... ¿género? ¿El microrrelato es un género, como el cuento o la novela? Pues a esta altura, ya no quedan dudas de que es así... por supuesto, ha habido, durante años, resistencias para darle ese «rango». Pero más allá de las luchas de clases (literarias), más allá de los intentos de algunos académicos o autores por marginar la narrativa brevísima —o por considerarla un apéndice del cuento sin entidad propia—, los microrrelatos se han ganado un lugar en las editoriales, en las revistas literarias, en las aulas de los talleres y, sobre todo, entre las obras de autores indiscutibles. Si hasta se han realizado ya siete ediciones del Congreso Internacional de Microficción, y la octava tiene fecha: en octubre, en la Universidad de Kentucky.